¿Cuánto tiempo hace que colaboras con APOYAT?


Desde Junio, aproximadamente, trabajo en APOYAT aunque ya había colaborado anteriormente.


¿Cómo entraste en contacto con la asociación? ¿Habías oído hablar de APOYAT con anterioridad?


Desde hace unos cinco años, ya había colaborado con la asociación sirviendo de apoyo y complemento en algunas actividades. Lo que yo percibo es una mayor comunicación con la Junta Directiva, y por ende, un ambiente más relajado.


¿Qué sueles hacer diariamente en la casa? ¿Consideras que es necesario? ¿Por qué?


Personalmente por el hecho de estudiar Educación Social participo más en las actividades realizadas fuera de mi horario estrictamente laboral, en el cual realizo una labor de acompañamiento y seguimiento. ¿Qué si es necesario? Pues depende del próposito que uno persiga, en dicho tiempo es evidente que debe haber una persona responsable  que represente a la asociación, y que medie por cualquier motivo que pueda surgir y  que altere la normalidad en la convivencia de los usuarios. Si además tenemos un propósito más formativo, creo que depende de la experiencia y de la sensibilidad personal: una labor de formación y seguimiento, interacción con los usuarios cuando adoptan actitudes menos formales, fuera de tiempo de terapia, en el tiempo de ocio y descanso. Estas actitudes son valoradas en conjunto con el resto de trabajadores, para poder dibujar una perspectiva global del sujeto y afrontar su situación actual.


¿Qué te mueve a colaborar con la asociación?


Creo que el trabajo de interrelación es que más me aporta a la hora de madurar como ser humano.


¿Te ha afectado personalmente tu trabajo con personas que tienen problemas de drogadicción?


No de una manera especial.


¿Puedes contarnos algunas experiencias satisfactorias que te hayan ocurrido en este tiempo? ¿Y alguna menos satisfactoria?


Por mi experiencia de vida, la satisfacción personal más grata es que me convierto en ocasiones en transmisor de un mensaje de esperanza que es real. La ingratitud, la exigencia e incluso el desprecio es lo menos satisfactorio. ¡Son periodos!


¿Cambiarías alguan cosa de las que haces o de las que ves cotidianamente? ¿Por qué?


Todo es susceptible de mejora, pero cuando una está implicado en este trabajo, la creatividad se hace más alucinante.


¿Cómo crees que va a ser el futuro para los internos una vez que acaban con éxito nuestro programa? ¿Cómo crees que se podría mejorar?


Si soy sincero, ateniéndome a las estadísticas y a mi experiencia personal, el futuro lo veo negro. Creo que el trabajo que se realiza en APOYAT debería ser a más largo plazo e incluso se podría promover un piso asociado en el que pudiera recalar gente determinada, previa valoración, sin tener que pasar o repetir un proceso de internamiento en Comunidad Terapéutica. Desde este piso se podría gestionar los momentos de ocio y tiempo libre de los usuarios (donde en la mayoría de las ocasiones se producen las recaídas), gestionar cursos de formación del plan FIP, escuelas de taller, búsqueda de trabajo, y un seguimiento cercano y aún terapéutico de los usuarios.


¿Puedes darnos alguna idea de cómo podría mejorar la asociación la asistencia a los internos?


Un programa de familia. Una persona que gestione un servicio de información, orientación y trabajase pautas familiares en terapias conjuntas usuario-familia.